Seguidores

miércoles, 27 de octubre de 2010

5





Durmió hasta que el timbre de su celular le devolvió a la realidad de un nuevo día. La insistencia del timbre no le permitió obviarlo. Despertó tendido en el suelo, desnudo, empalmado y con todo el sol enfocando su cuerpo. Se levantó a duras penas y sin casi desperezarse se dirigió, torpemente, hacia el lugar de donde procedían los timbrazos. Cogió el teléfono móvil. Se frotó los ojos para intentar ver quién le llamaba, pero sin sus flamantes gafas de nuevo miembro del club de la presbicia no veía nada. Decidió arriesgarse. Una cita a ciegas con su desconocido interpelante. Pulsó la tecla de aceptar y se percató de que su mano estaba totalmente cubierta con el seco resíduo del semen eyaculado hacía solo unas pocas horas. Balbuceó un sonido que intentaba marcar el comienzo de una conversación y esperó respuesta. "¿Miguel?" preguntó una voz que reconoció con sorpresa. Era Laura. Con un acto reflejo se cambió el teléfono de mano, como intentando preservarla de los restos de su esperma. "Laura…", respondió entre indolente y sorprendido. "Laurita…", repitió con un tono que indicaba su intención de ser calculadamente hostil. "Miguel, mira, no tengo mucho tiempo para explicarte la situación…necesito…ya va siendo hora…", comenzó a explicarse Laura. "¿Problemas con el "Sir", Laura? ¿Mi exmujercita ya no es la reina del inglés?", le espetó Miguel en tono cáustico. Sabía muy bien que a ella le exasperaba que llamase "el inglés" o tildase de "Sir" a su nueva pareja, un adinerado británico que conoció en uno de los viajes que Laura realizó para visitar a su hija cuando estudiaba en el College en Londres. "Se llama Paul, señor el-mismo-inmaduro-personaje-de-siempre-Miguel. En fin…", replicó ella. Y continuó. "Mira Miguel, no hace falta que te recuerde que tienes una hija, lo sabes perfectamente. Por motivos que no voy a contarte, Sara ha decidido pasar unas semanas fuera de nuestro, digamos, "alcance". Y le ha dado por tí, querido y afortunado padre de la criatura. Ni he podido ni he querido convencerla de lo contrario. Así que mañana por la tarde  la acercaré con el coche. ¡Ah! Se me olvidaba: la acompañará su amiga Mónica, todo un carácter de jovencita. Ten cuidado con ella. tiene un par de tetas que no le caben en el pecho y un cuerpazo que pide guerra a gritos. Y tú, querido mío, no estás nada sordo". Miguel quiso protestar, pero el tono de voz empleado por Laura había sido tan contundente que se dio cuenta de que no tenía opción. "Bien, sí", acertó a responder. Un silencio prolongado se hizo en ambos interlocutores. Se habían dicho todo y nada quedaba pendiente. "Miguel…", recomenzó ella. Por un momento él pensó que iba a proponerle, de nuevo, ofrecerle…"¿Qué?" respondió rápido. "¿Sigues bebiendo?" le dijo Laura sin tregua. "No", le mintió Miguel. "Mejor, si es cierto. Hasta mañana. Te llamaré de camino para que estés preparado", le advirtió ella. "O.K Laura" acabó él cortando la comunicación. "Bonito plan veraniego", pensó. "Un solitario cuarentón salido y dos jovencitas cuasiveinteañeras compartiendo piso", remató para sí mientras se introducía en la ducha.
(continuará…)



LAURA

9 comentarios:

BRISA dijo...

Gracias por tu visita.
Muy interesante blog, ya vuelvo
a leer la continuación de tu post
Saludos, te sigo

Beau Brummel dijo...

Gracias a ud, Lady Brisa.

Espero que sople por aquí de vez en cuando.

Besos.

Rosaida dijo...

Después de haber recorrido los caminos de la vida durante cuarenta años, Miguel es consciente que sus pasos han dejado huellas. Pero también sabe que su caminar no ha cesado, que sigue y seguirá dejando huellas. Algunas compatibles entre sí, otras no.
Un beso desde mi Jardín que espera expectante su siguiente entrega.

Beau Brummel dijo...

Muy cierto, Lady Rosaida. Miguel echa la vista atrás y se da cuenta que sus huellas son un auténtico rastro fácil de seguir para su memoria. Todo cuanto ha hecho le ha llevado hasta el ahora y ni puede ni quiere modificar su destino, porque su destino tiene un nombre… ¿de mujer?.

Gracias por la visita, Lady. El verde os sienta fenomenal.

Besos.

Madreselva dijo...

Pues tiene pintas que ese verano pasará más calor que el habitual ;)
...esperaremos a ver que ocurre...

Beau Brummel dijo...

Vamos a esperar, Lady Madreselva, vamos a esperar…

Muchas gracias por su visita y por su comentario. Sin duda lo más gratificante de esta aventura está siendo conocer las impresiones de quienes la leen.

Besos, Lady.

Nazaríes dijo...

OHHH!!!acabo de descubrir el otro lado de la cama!!
!Mis felicitaciones por tus escritos...

Nikita dijo...

Un placido despertar.. ja ja
menudo plan, que peligro!!

besazo

Beau Brummel dijo...

Lady Nazaríes, pase, pase y acomódese por favor. Hay sitio para todos en esta cama "reblogronda". Es ud bienvenida.


Lady Nikita, es posible que Miguel, como los buenos toros, se crezca con el castigo


Besos a ambas.