Seguidores

miércoles, 24 de noviembre de 2010

9






(viene de 8)



El día siguiente y los posteriores de la semana transcurrieron de la misma manera. La bella mulata llegaba a la playa y buscaba la compañía de Miguel con el mismo punto de exhibición y flirteo. Hablaban de esto y de aquello con naturalidad, pero al menor atisbo de intento de ir a más por parte de Miguel ella reaccionaba con risas y evasivas. Tantas veces como le propuso él ir a tomar una copa juntos, ella le contestó que no era posible, que tenía otros planes o simplemente cambiaba el tema de la conversación. Tenía muchas tablas en el "cuerpo a cuerpo". Sabía cómo llevar la iniciativa sin parecer dominante, con solo utilizar su mágica sonrisa. El domingo, sin embargo, no acudió a la playa. El lunes tampoco. Miguel se dio cuenta entonces de lo mucho que la echaba de menos. El martes divisó su silueta a lo lejos, y decidió que ya iba siendo hora de iniciar el ritual del cortejo. Ella estaba especialmente bella. Una blusa ibicenca blanca sobre los ajustados shorts vaqueros, sus piernas desnudas sobre las sandalias romanas. Un look sencillo y casual. No necesitaba nada más para estar radiante. Se acercó hasta él y se sentó en su toalla. Sonrió. Miguel quiso preguntarle, saber el motivo…pero decidió que daba lo mismo porque lo único importante es que ella estaba allí otra vez. Era una nueva oportunidad que el destino le deparaba, y estaba resuelto a no desperdiciarla con fuegos de artificio. Charlaron hasta que Miguel la invitó a darse un baño. Ella aceptó. Se quitó la blusa blanca dejando sus preciosos pechos al descubierto. Luego se despojó del short y quedó a los ojos de Miguel solo cubierta por un exíguo tanga negro que dejaba al descubierto sus bien formadas nalgas. Era una auténtica venus con piel de bronce, una hembra que sin ser escultural podría encandilar al más indolente de los hombres. Rezumaba sensualidad. Se bañaron, jugueteando, dejándose llevar por sus instintos, entregándose a delicados roces, encontrando sus cuerpos con un estudiado azar. Salieron del agua y se secaron mientras continuaban charlando. Miguel la invitó a tomar una copa, una vez más. Ella le miró fijamente y le respondió que eso no era una buena idea. Miguel insistió. "De acuerdo, Meuguelinho. Pero no habrá sexo", le respondió ella muy seriamente. Aceptó, pero sabía que el irrefrenable sentimiento que le poseía acabaría por quebrar el pacto. Le daba igual. Hacía mucho tiempo que no ejercía de "caballero", sino de simple macho. Parte de él no pensaba más que en poseer a aquella mujer, pero había otra parte que necesitaba saber qué ocurriría cuando la sed de fornicio estuviera saciada. ¿Podría volver a sentir lo mismo que cuando lo hacía con Laura? Sólo había una forma de despejar la duda que se había instalado, poco a poco, dentro de sí. Violaría el pacto que había sellado con Eva Luzia. Tenía que hacerlo y seguro que ella lo entendería. 

(continuará…)





29 comentarios:

Adis dijo...

Pues espero que al menos tal como piensa intente romper ese pacto, aunque me da que se va a encontrar con alguna sorpresa

Creo que ya estamos todos esperando a lo mismo jejej, a ver que consigue de Eva Lucia

besitos

Adis

FEDORA dijo...

que bueno encontrar un caballero...ojala pudiera cumplir el pacto...al menos un tiempo!
ella sola iria sintiendo esa necesidad de lo carnal...
cuantos machos hay,y que pocos hombres!
te felicito,un relato genial...
(ojala que ella no sea travesti,me da la sensacion que si,y el que haria?...la seguiria deseando??? seria igualmente un caballero?...finales locos se me ocurren a patadas,jajaja!)
besosssss y me alegraste al leerte,gracias!
y gracias por llamarme "lady",jamas me han dicho esa palabra...

Sandra dijo...

@Fedora+1

Si el macho sabe conquistar será la mujer solita la que romperá cualquier pacto.
Si se la obliga... pierde el encanto.

Lo sigo leyendo estimado caballero.

Bezozzzzz!!

Rosaida dijo...

“¿Podría volver a sentir lo mismo que cuando lo hacía con Laura?”
Y yo le pregunto a Miguel… sentir ¿el qué? ¿La misma excitación, el mismo morbo, e incluso el mismo deseo? Quizá con Eva Luzia pueda llegar a sentirlo. Pero sentir esa comunión entre dos cuerpos que se poseen, que se hablan sin articular palabra, que se mueven al unísono en un mismo espacio, que perciben como propios los aromas y los sabores del otro; de dos almas que consumen el tiempo en un mismo plato, que llegan a tocar el cielo llevados por la pasión, el placer y la satisfacción, que se sienten en las nubes durante días y noches… Eso no creo que con Eva Luzia lo pueda sentir.
Un beso desde mi Jardín, Sr. Brummel.

Beau Brummel dijo...

Lady Adis, Lady Sandra, lo vamos a saber muy pronto.

Lady Fedora, es una pena que nadie le diga "Lady". a mi me parece un "título" precioso.

Besos a todas y sobre todo gracias infiitas por participar en esta experiencia novelada.

Beau Brummel dijo...

Lady Rosaida, ¿es ud una romántica o simplemente es un posicionamiento heraclitiano?

Toma ud partido por Laura, pues.

Besos, Lady in green.

Rosaida dijo...

Ambas cosas, Sr. Brummel. Soy una romántica, o reconozco los valores del amor como son, y entiendo que eso es lo que sintió con Laura. Y también reconozco que nada permanece, y ni aún con Laura volvería a sentir lo que entonces sintió.
Un beso desde mi Jardín.

Shang Yue dijo...

voto por la rebeldía de Eva Luzia

Beau Brummel dijo...

¡Ah, Lady Shang! Eva Luzia, la mulata indómita…


(A modo de curiosidad, Lady, ¿su imagen está tomada del film "In the mood of love"? Es ver su avatar y recordar a la bellísima Maggie Cheung enfundada en aquellos vestidos estampados y deliciosamente ceñidos a su contorno anatómico…)

8. dijo...

Me gustan mucho las letritas.... Hablando de In the mood of love, la tengo descargada para ver.


Muaks..

jajaja besochos!!

Beau Brummel dijo...

Me agradaría mucho saber su opinión sobre la película, Lady. No le diré nada para no mediatizarla, pero esté atenta al amplio repertorio de vestidos de Su-Lizhen y a la estética de cada plano, en el tácito erotismo de cada secuencia, de la banda sonora…

Esta pieza también es de Wong Kar-Wai, Lady 8.

Besochos, Lady.

Wílliam Venegas dijo...

Me dispongo a leer este blog en capítulos. También me inscribí como seguidor de su blog. Si algún día vienes al mío, espero que también se apunte entre quienes siguen mi blog.

Rouge dijo...

Escribe Ud. muy bien caballero, me ha gustado :)
Besos rojo pasión.

Néctar de lluvia dijo...

De nada caballero. Tienes un blog que, aunque a priori pueda parecer lo contrario, rebosa delicadas palabras y deliciosa música.

Gracias por tu visita!

Besos.

Beau Brummel dijo...

Mr Venegas, quedo muy honrado con su visita. Gracias.

Beau Brummel dijo...

Lady Rouge, me siento como Johnny Guitar…

Un beso en sus labios de fresa.

Beau Brummel dijo...

Lady Nectar, me alegro de que disfrute de la música del blog. Suelo procurar que el tema enlazado tenga relación con la acción del relato, pero a menudo tengo dudas de que quien me visite se de cuenta de ello. Me gustaría que fuera el colofón a la lectura, pero…

Muchas gracias por la visita y por su benévolo juicio a posteriori.

Besos.

(por favor, vuelva a menudo)

Avalon dijo...

gracias por pasar a visitarme cielo saluditos

Yemaya dijo...

Me encanta Eva Lucía, y su determinación, aunque no sé si la podrá mantener, eso lo descrubriré cuando continues, que espero sea pronto, pues me has dejado intrigada.
Gracias por tu visita a mi orilla.
Besos y susurros cálidos

Princesa dijo...

Lo mejor son los principios, los rituales de cortejo y seducción que al final siempre sabes cómo acabaran, pero ese cuerpo a cuerpo anterior al paso definitivo es irremediablemente, la salsa de la vida.
Me pasé por su casa, me tomé el café y me gustó. Volveré de nuevo.

Besos.

Beau Brummel dijo...

Fue todo un placer, Lady Avalon. Y amenazo con reincidir.

Besos.

Beau Brummel dijo...

Lo descubriremos juntos, diosa mía.

Un abrazo para llegar a buen puerto tras surcar su mar de dudas, Lady Yemaya.

Beau Brummel dijo...

Cierto, Lady Princesa. Pero el placer es siempre un sentimiento cortoplacista y el disfrute del proceso es el verdadero éxtasis…¿o no?

Un real beso, Lady Princesa.


(le prometo que aquí siempre tendrá un café preparado para cuando venga. No se lo diga a nadie, pero yo -"who else"- le robo a Dios Malkovich las cápsulas mientras él viaja a la Tierra para putear a George Clooney)

Rouge dijo...

¿Por qué como Johnny Guitar?
Besos rojos.

Beau Brummel dijo...

Porque es agradable escuchar las mentiras piadosas pronunciadas por unos labios femeninos, Lady Rouge…

Rouge dijo...

Yo no miento prácticamente nunca, sólo si me siento obligada por una causa de fuerza mayor, y comentar en un blog, no es tal.
Un beso de fresa.

Beau Brummel dijo...

Entonces me retracto de lo dicho y retiro cada una de mis torpes palabras, Lady Rouge.

Y ahora saborearé su delicioso beso de fresa esperando que perdure en mi boca hasta el siguiente que me ofrezca.

Besos.

Mágica dijo...

La meta sabe bien, pero el camino tiene el mismo sabor, y está lleno de olores, sensaciones, que sin su disfrute no tiene ningún sentido el poder o saber llegar.

Hacía mucho tiempo que no ejercía de "caballero", sino de simple macho...ummm, me encantó esta frase Lord. La razón y la neurona vs el instinto y el impulso!! ;) encontrar el equilibrio entre ambos es la chispa de la vida ;)

Interesante. Gracias por su visita, me quedo por la última fila leyéndole.
Besos

Beau Brummel dijo...

Sus palabras son verdaderamente gratificantes. Le agradezco mucho su visita, y aún más que haya querido dejar testimonio de ella.

Vuelva cuando quiera, Lady Mágica.

Besos.