Seguidores

miércoles, 8 de diciembre de 2010

11




(viene de 10)


En los días siguientes Miguel se afanó en una búsqueda que a la postre se reveló totalmente inútil. En ninguno de los anuncios de contactos que encontró figuraba el nombre de la mulata. Buscó en la red. Tampoco. Acudió a los mejores burdeles de la zona, pero nadie estaba al tanto de las actividades de la tal Eva Luzia. Ni siquiera el dato de su pequeño tatuaje le condujo a encontrarla. Sabía que era muy difícil pasar inadvertida en el sórdido circuito de la noche y llegó a la conclusión de que le había mentido. No acertaba a explicarse por qué, pero su solo recuerdo continuaba quemándole como el primer día y el tiempo no parecía mitigar su deseo. Tenía la memoria impregnada de su tacto, de sus pechos, de su voz. Acudía cada tarde a la playa esperando verla de nuevo. Se emborrachaba cada noche intuyendo que jamás volvería a saber de ella. Un día recibió una inesperada llamada de Laura. No era algo urgente ni importante. Era para resolver uno de aquellos nimios asuntos que habían dejado pendientes tras su separación. Ambos sabían que lo habían hecho para tener una vía de contacto en el futuro, para no dinamitar los pocos puentes que entre ellos podrían quedar en pie. Ninguno de los dos quería renunciar a revivir el pasado conjunto, aunque supieran que ello era ya imposible. "Miguel, tenemos que reunirnos, ¿te va bien el martes por la noche? Sí, en Voulin's. Cenaremos los tres. Paul también irá", le comunicó Laura. "Vale, sin problema. Siempre estoy dispuesto para admirar tu belleza, querida", respondió él con cierto retintín. Ella colgó. No se lo tomó como una impertinencia y se sintió halagada por el cumplido de su eterno gran amante. El único al que sabía que no podría olvidar nunca.

(continuará…)



12 comentarios:

Nada más importa dijo...

Si es alguien que no se puede olvidar, seguro que tiene algo especial.

Me matan los continuará!


Besos!

FEDORA dijo...

caballero hasta en los momentos duros...siempre un halago en los labios...que hombre!!!!
besosss....suspiros....

Yemaya dijo...

Inolvidable para mí tus relatos..
Pero me pasa como a Nada más importa...Los continuará me abruman, jooooo. Será porque no tengo mucha paciencia, jajajaja.
Besos y susurros cálidos

Shang Yue dijo...

en ocasiones, las ciudades son muy pequeñas!

Néctar de lluvia dijo...

Mira que cuando no podemos olvidar a alguien es que esa persona ha dejado huella.

A mí los continuará me ponen muy nerviosa, esto no puede ser! jaja

Besos.

Sandra dijo...

hay amores que jamas se podrán olvidar.

Bezozzzzz

Rouge dijo...

Hay gente realmente inolvidable.
Besos rojo pasión.

Beau Brummel dijo...

Lady Nada más, Lady Fedora, Lady Yemaya, Lady Shang, Lady Nectar, Lady Sandra…gracias, queridas amazonas (pero tendrán que seguir soportando los continuará, jejeje)

Lady Rouge, un beso especialmente cálido tonight.

ROSA ARAUZ dijo...

Querido, el que busca.. siempre encuentra.

Espero la continuación.

Besos

Caricia. dijo...

Los momentos especiales, así cómo la gente que es especial en nuestras vidas.... jamás se nos van a olvidar.

Te abrazo!

Besí.

Rosaida dijo...

Los Grandes siempre dejan huellas imborrables, y ambos lo saben.
¿Hasta qué extremo llegará Miguel conducido por su deseo de encontrar a Eva?
Espero impaciente su siguiente entrega, Sr. Brummel.
Un beso desde mi Jardín.

POEM dijo...

Miguel está teriblemente encoñado


hice lo mismo hace años con un tío loco q conocí en un discoteca rapera

estuve buscandole por todo Madrid hasta q una noche di con él y el azar es cruel porque empecé a vivir una vida en los bajos fondos como supongo q está a punto de empezar Miguel y su putita caribeña perfecta