Seguidores

viernes, 18 de febrero de 2011

18









(viene de 17)


Laura entró en el pub del puerto donde había quedado con sus amigos para tomar la última copa y cerrar la noche. Acababa de llegar hacía tan solo dos días de Londres, donde cursaba estudios de Derecho en una prestigiosa y elitista universidad que su padre le había buscado cuatro años atrás y que le había permitido vivir intensamente la movida del post-punk inglés. Nada más abrir la puerta escuchó los acordes que tan familiares le eran cantados por la  quebradiza y peculiar voz de Sting: "I loved you since I knew ya, I wouldn't talk down to ya, I have to tell you just how I feel…"  Era la canción favorita de su grupo favorito, Police. Había cantado tantas veces la historia del hombre enamorado de la prostituta Roxanne que se sabía de memoria cada acorde, cada estrofa. Luego sonaron, encadenadas, "Christine" de Siouxie, "London Calling" de los Clash y "A town called Malice" de The Jam. Parecía que alguien estuviera poniendo la música pensando en ella. Aquella era la banda sonora de sus últimos años. Giró su cabeza, miró a la pequeña cabina del pinchadiscos y le preguntó a su amiga Mónica quién era aquel muchacho que estaba a los platos. "Miguel", le respondió. Miguel, Miguel, Miguel… En las escasas cuarenta y ocho horas que llevaba en la playa casi no había oído otro nombre. Era el chico de moda, el más deseado, debido a una supuesta pericia en el "ars amandi" que algunas de sus amigas de toda la vida habían experimentado con él. "Pobrecitas provincianas", pensaba Laura cuando escuchaba loar las excelencias de Miguel. A ella, que venía de traginarse los tugurios más tenebrosos de la City y acostarse con los sujetos más excéntricos que nadie pudiera imaginar. A ella, la reina del sexo duro, practicado en los lugares más peligrosos, bajo los efectos de alcohol, pastillas o pegamento esnifado. "Lo que pasa es que a estas pobrecitas pacatas no les han echado un buen polvo todavía y por eso se conforman con chicuelos como él", pensaba, "pero el puñetero tiene buen gusto musical". Decidida y segura de sí misma se encaminó hacia la cabina para conocerle.

(continuará…)



LA MISMA CANCIÓN, DÉCADAS DESPUÉS

9 comentarios:

POEM dijo...

(ja qué fotita eh!!!)

me parto con la historia jaaja me estás retratando a mi o qué??? menos la música lo malo de tener sexo con tantos tipos raros en lugares raros
es lo q la pasa a Laura estás por encima del bien y del mal ya no te impresiona el chulo sino intentas saber lo q hay debajo del barniz con esa (com)postura de estar por encima jaja y curiosamente funciona
o al menos estoy en estado en gracia hasta nuevas ordenes jaja

bueno a ver q pasa con ese DJ de provincias al cual está a punto de conocer Laura
tal vez sorprende sí me da q Laura va a tener q agachar la cabeza

jaja

beso rapero

i am...(vicky) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
i am...(vicky) dijo...

My dear Sir,

El funcionamiento de la mente humana nunca deja de sorprenderme. Es curioso como, a veces, un simple gesto o una sencilla frase pueden acabar convertidos en un detonante directo al neocórtex, desencadenando desde las más placenteras sensaciones hasta los más retorcidos pensamientos.

Ya os lo dije hace tiempo Sir, sabéis jugar y jugáis bien vuestras cartas. Diseccionáis y describis situaciones y personajes con precisión de cirujano y sin embargo os mostráis oblicuo e insinuador con los sentimientos de los mismos. Concrección , paradoja, apariencias y deseos secretos insinuándose en cada entrega.

Mi enhorabuena Sir, como ya hizo Nabókov, vos habéis conseguido con el personaje de Laura crear un nuevo prototipo de mujer en el que cualquiera puede reconocerse.

Saludos desde el alféizar

Beau Brummel dijo...

Es un honor que se vea ud retratada en Laura, Lady Poem. Viniendo de alguien que capta la poesía de las arquitecturas urbanas con su sensibilidad es para sentirse halagada. Laura es mujer por cuanto representa muchos de los aspectos que me han cautivado de muchas de las mujeres a las que he admirado, Lady. Es una composición, una síntesis femenina. Real solo si hay quien reconoce en ella su reflejo…

Besos, Lady Urban moods.

Beau Brummel dijo...

Lady Ayam, compara mi creación con la del maestro Vladimir y me ruboriza. Ya quisiera tener la centésima parte de la habilidad literaria que la del entomólogo Nabokov. Seguro que su comparación es pasión de musa, colaboradora necesaria e impulsora de esta aventura. Nunca sabré cómo agradecérselo, Lady.

Recuerdo que mientras leía "Lolita" en mi adolescencia tenía sentimientos encontrados sobre su autor. Aunque me cautivaba la prosa y el estilo del texto, el relato me producía cierta incomodidad por cuánto aunque consideraba insana toda la pasión que destilaba aquella abobinable relación entre la nínfula y el hombre maduro, su lectura conseguía llegar a excitarme por momentos. Culpa y placer, una deliciosa mixtura ¿no cree? Ciertamente fue una experiencia iniciática.

Besos, Lady Ayam, de un jugador con la suerte del principiante.

Rosaida dijo...

No cabe la menor duda que la música une corazones que pulsan a ritmos diferentes.
Roxanne… un nombre, una canción que me une a Laura en el tiempo y en los gustos musicales y, cómo no, Señor Brummel también a mi querido Miguel.
Después de haber leído su comentario sobre la obra de Nabokov, permítame rememorar este pasaje de la novela:
Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta.
Un beso desde mi Jardín.

Beau Brummel dijo...

No le quepa la menor duda, Lady.

Vladimir sí que sabía cómo empezar un relato. Silabear un nombre de mujer, paladear sus consonantes en cada golpe de prosodia…

Besos desde el fuego de mis entrañas, Lady Ros…

Madreselva dijo...

Bueno yo no sé a que número tendría que ir para ponerme al día ;/ ufff el 18 viene del 17...el 17 del 16...¿Un resumen? :)
Discúlpeme usted la falta.
Solo me queda comentar la foto con la que nos obsequia...bella sonrisa vertical :)
Un abrazo caballero Brummel.

Shang Yue dijo...

ay, estas chicas cosmopolitas, subidas siempre a sus rascacielos transparentes... siempre hay quien las ponga en su sitio!!!