Seguidores

miércoles, 23 de febrero de 2011

resumen 11-18





Recuerda, Miguel, recuerda. Eva Luzia ¿capricho de macho hambriento o enamoramiento de hombre otoñal? La conoce en la playa, y se sorprende deseando no solo su cuerpo, sino también su compañía. Empujado por un deseo oculto, Miguel quiere dar un paso más y traspasa fatalmente la línea de su confianza, consiguiendo el inesperado rechazo de la joven. Eva Luzia, dolida por la falta de respeto de Miguel, le impone sus reglas. Tras confesarle que es una profesional de la compañía masculina, le  hace ver que nuestro protagonista no podrá aspirar más que a ser otro cliente más en su lista de clientes. Espoleado en su orgullo, Miguel entra en su juego y la busca hasta encontrarla, fortuitamente, una noche en que ha quedado con Laura, su ex-mujer, para cenar. Atrapado entre su presente y su pasado, Miguel no duda en utilizar a Laura, quien se presta solícita, para conseguir su objetivo y concertar los servicios de Eva Luzia. Es aquí cuando el autor nos trae hasta el presente retomando el momento en que Miguel está a la espera de recibir la inoportuna visita de su hija Sofía y la exhuberante amiga de esta, Mónica. Y mientras esto ocurre volvemos a sumergirnos en los recuerdos de Miguel, que ahora viajan hasta la noche en que se cruzó, por vez primera, con la vida de Laura.





2 comentarios:

Madreselva dijo...

Me ha dejado usted...gratamente sorprendida, le agradezco este gesto caballero Brummel, maravilloso resumen y fotografía, que me han puesto al día ;)
Rememoremos ahora ese cruce de vidas...las cual lógicamente acaban tomando distintas vías...tengo más curiosidad (si cabe) por la "inoportuna" visita...Mónica parece que va a dar bastante juego a la vida de Miguel...quedo ansiosa a la espera de sus palabras.

Hoy...un beso, dos...tres...

PD Tengo algún fallo en mi blog con sus comentarios, no se publican, los leo al llegar al correo...es curioso...investigaré los motivos, ojala sean solucionables.

Rouge dijo...

Me he quedado intrigada por saber qué pasó la noche que se conocieron Laura y Miguel. Puedo imaginármelo, eso sí. Tendré que esperar a que decidáis explicar el resto de la historia, para ver si mi imaginación se aproxima a lo contado por vos, Milord :)
Besos rojo cereza.