Seguidores

martes, 12 de abril de 2011

26








(viene de 25)


Los días se sucedían discurriendo de la misma manera. Follaban y descansaban; descansaban y follaban. Follaban y follaban. Tenían tanta hambre mutua que no se preocupaban de comer nada más. Vivían en un constante frenesí. En cualquier parte se buscaban, se encontraban, se fundían en cópulas infinitas hasta caer exhaustos. Entre sudores, entre gemidos; la noche era el día y el día siempre terminaba en otro día. Gustaban de darse placer en cualquier lugar, de cualquier modo. En la alcoba, en la cocina, en la piscina, en el salón. Daba lo mismo mientras se tuvieran el uno al otro. Habían encontrado el paraíso, su paraíso. Volaban con cada polvo, surcando el cielo en cada orgasmo.  Habían construido muy rápido un edén que tarde o temprano tendrían que abandonar. Entre caricias, gemidos y penetraciones pasaron los días. Y llegó el final del verano, y con él la inevitable y dolorosa separación. Laura debía cambiar la cálida costa española por la lluviosa capital inglesa para continuar con sus estudios. Era el momento de decirse adiós y tácitamente ambos convinieron en que lo iban a hacer de la única manera en que sabían hacerlo. Follaron intensamente y cuando terminaron sintieron la misma insatisfacción interior que les acompañaba desde el primer día, el vacío de no poder decirse "te amo". Se miraron a los ojos y se contemplaron a sí mismos, el uno en el otro. Tal vez buscaran un "te amo" rotulado en sus pupilas, pero no vieron más que deseo. ¿Es que acaso ese irrefrenable sentimiento de atracción mutua, ese ahogo al saber que ya no estarían juntos, no bastaba? Esas palabras eran un mero formulismo, sensiblero y anticuado. Una soga afectiva con la que maniatar su irrenunciable libertad. "Voy a echarte de menos, mimoso", le dijo Laura al fin. "Yo también", respondió él, parco. Se echarían de menos, sí. Les faltarían sus besos, sus cuerpos, sus gemidos. Anhelarían sus sonrisas, sus gestos, sus silencios. ¿Era eso el amor? ¿Estaban, entonces, realmente enamorados? "El amor es lo que jode el buen sexo", había leído Miguel en alguna parte que no podía recordar. "Ama a todo el mundo pero folla solo con quien quieras", le escribió Laura a una amiga como dedicatoria de un regalo. No, aquel sentimiento que se había adueñado de sus cuerpos no podía ser de amor. Y si lo hubiera sido ninguno de los dos hubiera podido identificarlo como tal.

(continuará…)



13 comentarios:

Fuego dijo...

Permítame hacerle una observación; me gusta mucho como escribe, Sr. Brummel, pero noto su texto un poco "cargado". Y con ello quiero decir que, si se fija, es un cuadrado completamente.

Su relato me tiene completamente "enganchada", bueno a mí, y a Princesa, entre otras.

Noto y echo en falta los puntos y aparte, para suavizar, ya le digo, el texto.

Espero no se lo tome a mal, pero hace tiempo que lo pienso y hoy me he permitido la libertad de decírselo. Dicho desde el respeto.

Un beso y seguimos con el "culebrón".

Rouge dijo...

Ay, el amor que todo lo enreda... A vuestra pregunta del post anterior, Milord, supongo que encontrasteis la respuesta en mi blog.
Besos color amapola.

Princesa dijo...

Es muy fácil disfrazar el amor en sexo, esconderse tras la pasión y los orgasmos y simplemente disfrutarlo..."ama a todo el mundo pero folla con quien quieras" esa frase querido, lo dice todo y recordando la frase de un bloguero genial, añadiría (cerdo, te la robo) se folla bien con quien se folla bien, no hay mas.
Un beso y un café.

Beau Brummel dijo...

Por supuesto que se la permito, Lady Fuego. Y además le diré que tiene ud toda la razón. En efecto, busco tanto una apariencia visual compacta del texto, como que su lectura sea obligatoriamente seguida, sin interferencias, para intentar transmitir una cierta sensación de premura en el ritmo narrativo. Esto me obliga a segmentar el relato en capítulos no muy extensos, porque de otra manera sería un auténtico agobio tratar de leerlos. Bueno y un coñazo también, para qué vamos a engañarnos.

¿Cómo podría tomarme a mal una apreciación hecha con tanto respeto, Lady? Exponer un trabajo propio a la lectura de otras personas ha de conllevar un mínimo ejercicio de humildad para saber aceptar sus comentarios, ¿no cree? Y le aseguro que lo más gratificante de esta experiencia es el "feed-back" que se obtiene cuando uds dan su opinión, sea esta cual sea.

Besos y gracias por sus comentarios, Lady Fuego.

Beau Brummel dijo...

La encontré, Lady Rouge.

Es cierto que el amor todo lo enreda. Y también lo es que tampoco nos hace falta el amor para enredarnos nosotros solitos…

Besos, Lady carmesí.

Beau Brummel dijo...

Hay quien ama y no folla y quien folla y no ama. Hay quien folla y cree que ama. Quien quiere amar a quien folla…

Es muy facil disfrazarlos, pero como la mona y la seda, siempre se quedan en lo que en realidad son.

Besos Lady Princesa.

Jo dijo...

Sutil manera de tratar la tan controvertida cuestión del propio engaño… Quizás si fuese amor se rompería el encanto???
La duda, que ocurrirá??
En sus manos está.
Besos Milord

Yemaya dijo...

No puede imaginarse como me identifico con este relato, espero ver como continua. Pero que sepa que hoy me ha hecho revivir momentos inolvidables y que destellan en mi interior con sus letras.
Gracias.
Un placer leerle como siempre.
Besos y susurros llenos de calidez.

Te susurraré... dijo...

En cuanto se mezcla sezo y amor, las cosas empiezan a complicarse.

POEM dijo...

el mono se instala en tu sangre

el frío sólo reemplazable por su abrazo

los temblores de la ansiedad

es enganche

es empatía sexual

el único amor posible para mi

Laura volverá a soldarse a tu polla

Rosaida dijo...

Y, hay quien ama a quien folla y a veces odia.

"Porque el amor cuando no muere mata, porque amores que matan nunca mueren"

Contigo, de Sabina. Me pregunto si se lo llegarán a cantar Miguel y Laura.

Mi beso, Señor Brummel.

Shang Yue dijo...

algunos humanos necesitan el autoengaño, y otros convencerse a sí mismos que su libertad no tendrá nunca ataduras

por qué no puede haber deseo sin amor?

POEM dijo...

lo q dice shang es verdad
el deseo sin amor es posible con ciertas personas pero con otras se controla tarde o temprano
pero desde luego los peores son los q han encontrado el amor y no quieren comprometerse
yo prefiero siempre la confianza total en una relación de amor o no
q no haya juegecitos sino las cosas muy claras con cartas abiertas