Seguidores

sábado, 14 de mayo de 2011

29






(viene de 28)



"¿Tú? Pero…¿tú?…Mira, Miguel, estoy esperando a alguien y no tengo tiempo ahora para hacerte caso, ¿ok?", dijo ella sin ocultar que se sentía molesta por su súbita aparición. Ahora era Miguel quien esbozaba una sonrisa. Se sentía dueño y señor de la situación, pero no iba a regodearse de su superioridad. No le convenía. Eva Luzia no había dicho su última palabra y él era consciente del aguerrido temperamento de su pretendida compañera de noche. "Es ud la señorita Marayssa, ¿no?" le preguntó para que ella se diese cuenta de que era el hombre que estaba esperando. "¿Cómo…?", respondió la mulata, condensando en aquella pregunta toda su incredulidad porque él la hubiese encontrado de nuevo. "Encantado, Marayssa. Soy Michael Sellman, ¿sorprendida?", dijo Miguel. Eva Luzia le miró fijamente con toda la dureza que sus ojos podían exteriorizar en aquel momento. "Soy Mr Sellman, su Mr Shellman. El que ha comprado su tiempo esta noche, señorita", le espetó rotundo. Eva Luzia seguía mirándole impasible, analizando aquella insólita situación, calculando su forma de actuar. Respiró. Miró a un lado. Luego al otro. Poco a poco fue relajando su semblante. Volvió a mirarle directamente a los ojos. Le ofreció su mano, laxa. "Encantada, Michael. Soy Marayssa, su Marayssa. Espero que lo pase ud bien esta noche en mi compañía. ¿Podría saber qué es lo que haremos, Mr Sellman?" dijo, mordaz, de repente. "Eva Luzia…"  Miguel trataba de aminorar la tensión del momento. "Marayssa, mister. Me llamo Marayssa.", le respondió ella seca. "Bien. De acuerdo…Iremos a cenar a Derby, y luego…" Miguel balbuceaba su respuesta. De repente era la escort quien tenía la iniciativa. Se sintió incómodo. Entonces ella sonrió de nuevo. "Me parece un plan perfecto", le dijo cortando la respuesta de Miguel. "¿Tomará algo el señor?". La voz del camarero interrumpió su diálogo y los dos lo agradecieron tácitamente. Luego, se rindieron a la evidencia de que ambos tenían que colaborar para estar lo más a gusto posible y comenzaron a charlar. No era el tipo de conversación que hubieran mantenido en uno de sus encuentros playeros. Era más convencional. Los dos adquirían posiciones y poses claramente impostadas, pero al menos les servía para eludir el recuerdo de su última cita. Transcurrido un tiempo prudencial, Miguel le propuso ir ya a cenar, y a ella le pareció bien. Miguel, caballeroso, le ofreció la preferencia para salir del local. La admiró entera y fue consciente de lo salvájemente que le atraía aquella mujer. Al entrar al restaurante repitió la deferencia. Poco a poco estaba embriagándose con su presencia, pero tenía que estar alerta para no dar un solo paso en falso que pudiera estropear la velada. Se sentaron a la mesa. Eligieron los platos y la bebida. Cenaron mientras seguían charlando. Parecían sentirse más distendidos y amigables. Terminaron una botella de vino y pidieron otra. se olvidaron de las tiranteces y aparecieron las primeras risas, pero aún seguían siendo Maraysa y Mr Sellman. Llegaron los postres y el maitre apareció para obsequiarles con una botella de champán francés. Cortesía de la casa, anunció, aunque Miguel sabía muy bien que había sido idea de Laura. Siguieron bebiendo, y a medida que las copas caían, la deshinibición lo hacía al mismo ritmo. Terminaron de cenar. Salieron del restaurante. Comenzaban a sentir la euforia de los efectos del alcohol. "¿Y ahora qué, Mr. Sellman?", le preguntó Eva Luzia. Miguel intentó estudiar la situación. La miró. Se moría de ganas por aprisionar aquel cuerpo entre sus brazos, por saborear la pasión en la boca de aquella hembra, por quebrarse entre sus muslos. Por follarla, sí. Pero aún temía su rechazo. Era demasiado pronto y quedaba mucha noche por soñar.


(continuará…)



¿Y SI NO FUERA ASÍ?

19 comentarios:

Jo dijo...

Milord,
Difícil poder contenerse con la espera…
Se me antoja de una posible sensualidad bestial, dada la combinación de estados…
Deseo continuar gozando de su pluma…
Besos

Fuego dijo...

Seguimos expectantes.

Pero eso ud ya lo sabe.

Te susurraré... dijo...

"Quedaba mucha noche por soñar"
Preciosa frase.
Esperando la siguiente entrada.

Rosaida dijo...

El deseo contenido. Un sueño anhelado.

Hummmm... la noche promete, Señor Brummel.

Un beso desde mi Jardín.

Beau Brummel dijo...

Bueno Lady Jo, ya que el tiempo vuela seguro que muy pronto podré seguir haciéndola disfrutar con mi pluma…

Besos, dermitálica Lady.

Beau Brummel dijo...

Intento que así sea, Lady Fuego. Y no voy a negar que me placería mucho conseguirlo. Esta es una casa pequeña y humilde. No recibo muchas visitas. Al principio me sentía un poco frustrado. Pecado de soberbia, sin duda. Pero con el transcurrir de las semanas me he dado cuenta que la mayoría de quienes me visitan mantienen una complicidad y un cierto interés por mi relato. Y eso me gusta más que tener muchos lectores anónimos.

Quid pro quo: yo espero con impaciencia sus visitas y comentarios cada semana.

Ya lo ve, la expectación es mutua…

Besos, gracias por su visita y más aún por dejar constancia de ella, Lady.

Beau Brummel dijo...

Lady Tesusurraré, se puede soñar durante el día, pero no es lo mismo. Las noches son para soñarlas, sobre todo si se hace en buena compañía.

Besos, Lady.

Beau Brummel dijo...

La mujer promesa es la que se cumple y se hace realidad, Lady Rosaida.

Echaba mucho de menos la presencia de su mirada monocular.

Besos, hermosa jardinera.


(Vaya, escribí "mujer" en lugar de "mejor". En qué estaría yo pensando…)

Princesa dijo...

Mmmmmm me encantan esos juegos, son tan excitantes....
Besos querido.

POEM dijo...

sueño con ser Escort

La Escort de Bo escondido en la piel de MIguel

muchos miramientos tiene por cierto Miguel
con Eva Luzia

y por cierto no podría beber ni una tercera parte de todo lo q se bebe en aquella cena tan necesaria y deseada

beso sensual

Madreselva dijo...

A ver...por la foto tan colorida del post...ya sabemos de los sueños de Miguel pero lleva usted razón...y si no fuera así?
La mayoría de las noches los sueños quedan en eso,en sueños.
Un beso caballero.

Beau Brummel dijo...

Excitante ha sido su comentario, Lady Princesa.

Besos cafeteros, Lady.

Beau Brummel dijo...

Me halaga ud, Lady Poem. No estaría mal que pudiera mutar mi piel por la del atractivo Miguel, aunque fuera por un solo día…

Besos, Lady urbana.

Beau Brummel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beau Brummel dijo...

Pero si están bien soñados pueden parecernos muy reales, Lady Madreselva.

Es un problema de percepción sensorial.Y de saber despertarse en el momento oportuno y nunca antes, claro…

Besos púrpuras, Lady, como a ud le gustan.

i am...(vicky) dijo...

Mi estimado amigo, veo que sigue usted manteniendo el don de dejar suspendida en aire su péndola creando y aumentando, aún más si cabe, la expectación.

Ni se imagina hasta que punto me satisface y complace comprobar que ha consentido usted en dejar que Mi-guel, su Miguel, conserve, a pesar de las circunstancias, o tal vez, a causa de ellas, ese aire de inseguridad tan seductora con la que nos cautivó en los alféizares. El indefenso seductor. El conquistador derrotado por sus sueños diurnos hechos realidad en esa noche de fantasía.

Como siempre es un placer deleitarme con cada una de vuestras crónicas Mi-guelianas

Beau Brummel dijo...

El indefenso seductor… extraordinaria apreciación Lady Ayam. No podría definirse de mejor manera a mi Miguel. Un seductor a la búsqueda de una mujer fuerte que le proteja…¿de si mismo?

Un beaueso hacia el alfeizar, Mi…lady.


(me sigue encandilando esa, su manera, de decir, entre coma y coma, todo lo que se espera leer y no está escrito)

Yemaya dijo...

Un deseo encendido que será difícil de apagar, cada letra que su pluma nos deja, es una línea de fuego que recorre mi piel.
Espero ansiosa su continuación.
Le dejo un suave susurro que recorra sus sueños y un dulce beso agradeciendo las letras que dejo grabadas en la arena de mi orilla.

Shang Yue dijo...

demasiado alcohol en sangre, según para qué excesivo

pero lo bueno de la noche, no ser precisamente corta