Seguidores

lunes, 25 de julio de 2011

till the summer fall…







Pues sí, sí. El poeta tenía razón, y, como todo pasa, todo llega. Él añadía que lo nuestro es pasar haciendo caminos, que, curiosamente, van a dar al mar. Y como a estas alturas no está uno para contradecir a los clásicos, allí es donde espero, Dios mediante, pasar mis próximos treintaytantos días. Queridos y queridas, me voy de invitado a "Costa", el pueblecito donde Miguel tiene su apartamento de verano. Como todos los años me tocará cuidar de él para que no se nos eche a perder entre gin-tonic y gin-tonic. Espero que se porte bien y me deje tiempo para mis vicios personales. Algunos los compartiré con él (espero, Miguel, que esa vecinita que tú y yo sabemos no haya alterado mucho sus "hábitos") y prometo solemnemente transcribir aquí, para disfrute de todos, los recuerdos de mi buen amigo el "amante indefenso" a nuestra vuelta de vacaciones.


Que todos uds. lo pasen de aquella manera y que nos podamos volver a ver para contárnoslo.

Besos.





[Como veo que no son uds. unos sabuesos de la red, me permito promocionar aquí el nuevo proyecto de mi primo Bob, el detective "capullo". No le hagan un feo y pásense por allí…]