Seguidores

jueves, 29 de septiembre de 2011

36







(viene de 35)


"¿Vas a echarnos una mano o vas a quedarte ahí parado todo el día, "Papá"?". Miguel percibió el retintín del "papá" que le dedicó su hija. Era todo un puñal léxico con el que Sara parecía pretender zaherirle quizá como una especie de declaración de principios. Si en algún momento hubiera pensado que aquella visita iba a ser un acercamiento aquel dardo era la prueba evidente de que se equivocaba de parte a parte. Trató de mirarla fijamente a los ojos, pero percibió tanto resentimiento que le dio miedo seguir contemplando sus pupilas. "¿Oye, Mónica, a ti te gusta mi "papá"? ¿Te parece atractivo? ¿Te gustaría tirártelo? Moni, no me jodas, por favor" le dijo con dureza a su amiga. "Bueno, Sara, no te pases y no hagas un drama que solo ha sido un saludo, ¿verdad "Papi"?" respondió Mónica mientras le guiñaba con complicidad un ojo a Miguel. "Claro, hija, solo ha sido un saludo. Tú conoces a tu amiga y seguro que no es la primera vez que lo hace, ¿no, cariño?" incidió Miguel, no sin cierta ironía. "Mira papá, vamos a dejar las cosas claras. Yo no soy tu "cariño", ni tú eres un "cariño" para mi. Por lo tanto no somos más cariños que lo que lo hemos sido durante estos últimos años. ¿Qué he venido a hacer aquí, entonces? seguro que te lo estás preguntando, ¿verdad?" le dijo de una manera autoritaria. "Pues muy sencillo: estoy hasta el culo de esa mujer premenopaúsica, hiperactiva y medio histérica que dice ser mi mamá", continuó desafiante. "Cuidado con lo que dices, Sara. Es tu madre y la debes un respeto", dijo Miguel en defensa de Laura. "¡Uy!, muchas gracias querido, pero nuestra hijita hace tiempo que perdió el respeto por cualquiera que pretenda hacerla ver que hay unas normas mínimas que hay que cumplir cuando se convive con más gente", dijo Laura. "¿Normas? ¿Qué normas, madre? ¿Las que tú impones a tu conveniencia? ¿Vosotros teníais normas cuando vivíais juntos? ¿Y las cumplíais, sí? ¿Y por qué os separásteis, entonces?". Sara empezaba a estar fuera de si, rabiosa. "Vamos, Sara. Este no es el momento ni el lugar para este numerito", intentó zanjar Miguel. "No es el momento, claro. Bien,  papá, déjame que termine de decirte por qué voy a pasar estos días contigo. Espero que tu mala conciencia de padre huido haya construído un sentimiento de culpa lo suficientemente fuerte como para que me permitas hacer lo que me venga en gana y por fin haya una persona adulta que no viva para estar incordiándome todo el puto día". La hiriente sinceridad de su hija sorprendió a Miguel. Era evidente que aquella jovencita era tan parecida a él por fuera como a su madre por dentro. Firme y contundente. ¿Qué podía decirla él? Tenía razón. Había abandonado a Laura porque no estaba dispuesto a ser padre. No sabía serlo. Y ahora era muy tarde para intentarlo. Sara había acertado de pleno: no tenía más plan que ser absolutamente permisivo con ella. Por puro egoísmo, para evitarse problemas. Sin embargo las palabras de su hija sonaban como una provocación. Le dio la sensación de que tendría problemas adoptase el rol que adoptase para con ella. Tal vez aquella criatura hubiera estado incubando la suficiente animadversión contra él como para utilizarla ahora que se sentía autosuficiente. Miguel intentó bucear en su vida, verse a si mismo con la edad de su hija para recordar sus temores, sus fobias, sus sensaciones más íntimas e inconfesables para con los que le rodeaban. Miró a Laura como si fuera el único salvavidas de aquel inesperado naufragio. Ella parecía entenderle, pero estaba decidida a no intervenir. "Bien, Sara. Pues entonces vamos a empezar por intentar llevarnos bien y no tocarnos las pelotas mutuamente más que lo estrictamente necesario, hija mía" dijo Miguel a modo de colofón. "Venga, Sara, va…haz caso a papá que seguro que lo pasamos de puta madre juntos. ¿Verdad profe?" sentenció Mónica con evidente ironía. "Vete a tomar por culo, Moni. Venga, se acabó el circo", le respondió Sara mientras tomaba del maletero el gigantesco trolley que contenía sus pertenencias y prácticamente le arrojaba a Mónica el suyo antes de que pudiera cogerlo. "Bien, querido: todas tuyas. Que tengáis felices vacaciones" le dijo Laura mientras no se recataba en mostrarle la luminosa sonrisa que afloraba en su rostro tras soltar el juvenil lastre. Cerró el maletero y se acercó a él para despedirse. También era más alta que Miguel, y al agacharse le mostró toda la plenitud de su generoso escote. Imitando a Mónica, le tomó por la barbilla con una mano y le besó en la boca con intensidad. Separó un momento su rostro del de Miguel, como queriendo calibrar la intensidad de su reacción. Luego acercó sus labios a la oreja de su ex marido y, con mucha intención, le susurró: "por si no te has dado cuenta, cariño, Mónica es la novia de tu hija".


(continuará…)



A VECES PASAN ESTAS COSAS…


Por cierto, hoy es San Miguel.

16 comentarios:

Princesa dijo...

Sí, hoy es San Miguel y me mucho me temo que nuestro querido Miguel va a necesitar mas paciencia que un santo...

Me ha encantado Laura....

Besos querido, de tiramisú claro.

Felina Mala dijo...

Llegue tarde.... ya no me invitara
Miguel, bueno paciencia hasta el proximo año

Un besazo Milord

Felina Mala dijo...

Llegue tarde, me perdi la invitacion de Miguel. paciencia hasta el proximo año

Un besazo Milord

POEM dijo...

jeje

qué inesperado final

a mi hijo hace poco le ha pasado algo parecido con una chica muy atractiva que le gustaba que resultaba tener novia

la verdad que a mi me dar igual es peor el qué dirán que el qué diría yo

qué bicho la ex de Miguel

Fuego dijo...

Veremos a ver como se desarrollan los acontecimientos...

Le vendrán grandes a Miguel?

A ver lo que nos deparan las próximas hornadas.

Besos.

calmA dijo...

Y yo sin enterarme de lo de Miguel...
Te sigo

Beau Brummel dijo...

¿Le ha encantado Laura, Lady Princesa? A mí también. No puede hacerse ud una idea del placer que he sentido al visualizar la manera en que se despide de Miguel, imitando la forma en la que le había saludado la jóven y bella pelirroja, con ese aplomo y malicia que solo una mujer madura y curtida llega a alcanzar…

Hay mujeres con una presencia y una gallardía especial. Pero eso ud ya lo sabe.

Besos torrefactados, Alteza.

Beau Brummel dijo...

No se preocupe, Lady Felina. Hay un aniversario que está pronto en llegar, pero no se me despiste que luego sobra tarta.

Besos.

Beau Brummel dijo...

Ya lo ve, Lady Poem. Mi relato es casi tan real como la vida en otros.

¿Bicho? A mí me parece adorable. Mujeres como ella hacen que tenga sentido errar por la vida, entre gin-tónic y gin-tónic, solo por imaginar que te premiarán con su compañía, con sus lágrimas y sus jadeos…

Muchos besos, dama urbanita.

Beau Brummel dijo...

¿Las próximas hornadas? Calentitas. Seguro que ya lo imaginaba, estando ud soñada de llamas…

Veremos si la situación no le viene grande, aunque hay veces en las que el tamaño no es lo más importante.

Besos, flamígera Lady.

Beau Brummel dijo...

¿No sabía de los avatares de nuestro Miguel, Lady CalmA? Pues es el comienzo de todo.

Pase, pase. Acomódese y siga escuchando, a ver si le gusta lo que le ocurre a nuestro amante indefenso.

Besos, justo en la equidistancia de ese escote claviculado tan hermoso, Lady CalmA.

Nikita dijo...

Me ha encantado, sí.

y sus comentarios también..."mujeres con una presencia y una gallardía especial"

ummm yo también le tomaría la barbilla con mi mano y le daria un fugaz pero intenso beso..a usted

Madreselva dijo...

Como corre el tiempo,la niña ya con novia!! no me puedo despistar ni dos dias...hasta se me ha pasado el santo,en fin, felicidades y a la espera de que nos cuente estas vacaciones que pintan moviditas.
Besos.

Beau Brummel dijo...

Lady Nikita, un beso virtual muy excitante.

Lo dejaré prendido de mis labios para paladearlo poco a poco mientras recobro el aliento…

Besos.

Beau Brummel dijo...

Me alegro mucho de volver a ver sus cromáticas piernas, Lady Arcoiris.

Seguro que si se le fue el santo al cielo será porque otras preocupaciones más importantes la han tenido despistada.

Espero seguir viéndola por aquí. Dentro de muy poco, si nada lo impide, celebraremos compañía virtual.

Besos. Y recuerde lo que cantaban Lole y Manuel: todo es de color

calmA dijo...

Merci Beau...

Beso