Seguidores

miércoles, 9 de mayo de 2012

SUCIO




Sucio, nena. Me siento sucio. Envilecido buscando los resquicios de tus besos en mi boca, cobijado tras el silencio pegajoso de la noche. Sucio de tanto sobar el recuerdo de tu cuerpo sudoroso resbalando entre el vello de mi pecho. Sucio, sí, llevado de la mano de tus labios cuando me suspendes en el vacío que presiente la sacudida de mi sexo al contacto con tu lengua. Así me siento ahora, nena y tú estás tan lejos que te perderás el volcánico desparrame de mi esperma masculino. Sucio…

Escucha, nena: vamos a jugar a un juego. Vístete con esa lencería sugerente que tan bien te queda y ponte cómoda. Imagínate mi voz, profunda y varonil, desgranando una a una estas palabras, penetrando en tu cabeza hasta hollar el neocórtex. Relájate mientras me enfundo en el látex negro de seductor enmascarado que no esconde la intención de mi contexto. Ya llego hasta tu lado, sigiloso para frotarme contra ti, furtivo y depravado. ¿Me sientes? No te des la vuelta. Voy a tapar tu boca con mi mano mientras con la otra recorro el perfil de tu silueta. ¿Te gusta? Sí, claro. Te gusta sentir ese desasosiego del qué-me-pasará-ahora. ¿Qué voy a hacerte? Tú ya lo sabes. Mi mano en tu pecho, amasándolo. Es tan delicado… Lo tomo por la base, lo aprieto repetidamente y busco su cima. Tu pezón me espera y cuando lo alcanzo emites un gemidito que te delata. Sí, te está gustando. Y a mí que a ti te guste tanto. Me recreo palpando su dureza consistente, resistiéndose a la presión de mis dedos juguetones. ¿Te gusta? Ese ronroneo es un sí, ¿verdad? Sí, lo es…

Vamos, sigamos con el juego. Estoy tumbado justo tras de ti. Tú no puedes verme, pero puedes sentir la calidez de mi aliento en tu cerviz. Mi mano ahogando tus gemidos; la otra dedicándose a tus senos y mi boca haciéndose presente en tu nuca. ¿Qué voy a hacerte ahora? ¿Lamerte? Sí. Empezaré en el cuello y deslizaré mi  lengua por la línea dorsal  de tu espalda. Te advierto que va a erizársete la piel de la sensación tan placentera. Ya sabes que soy un maestro con la boca. ¿Lo sientes? Te lamo y te estremeces. Ahora soplo con suavidad para admirar cómo se contrae cada poro de tu piel suave. Despacio, sí. Empiezo a estar muy excitado. Quiero acercarme para que sientas mi sexo entre tus nalgas, pero todavia no… todo a su tiempo. Veo que te has puesto mi lencería favorita. Tu recreación de solícita nurse es realmente deliciosa. Voy a abandonar el norte de tu anatomía para dedicarme al sur, que, nena, tiene una pinta estupendísima. Levanto la faldita y mis dedos enloquecen con el tacto de tus glúteos. Son tersos porque tu madurez es exquisita. Aparto el lindero de la ínfima tela del tanguita que separa ambos lados de tu sabrosa retaguardia. ¿Estás lamiendo los dedos que flanquean tu boca? ¡Extraordinario! Te gusta que te goce así. Te gusto sucio, nena, jadeando ansioso comiéndote la oreja. Y tú me gustas a mí así, rendida a mi voluntad acanallada.

¿Quieres que siga? Solo lo haré si me lo suplicas… hazlo, anda: pídemelo porque yo no deseo otra cosa más en el mundo, gatita mía.



22 comentarios:

Felina Mala dijo...

Milord me gusta sucio
Estos juegos me encantan pero nos deja a medias y eso debería estar penado..

Siga miauuuuuuu

Beau Brummel dijo...

¿Cómo podría negarme si la Reina de las Gatas me lo pide de esa manera?

Seguiremos jugando entonces, mi querida Lady acorpiñada…

Besos.

Princesa dijo...

Ummmmm, esto no se hace a primera hora niño malo.

Un beso querido, hoy sin café, directamente pasamos a la copa.

Beau Brummel dijo...

Tomo nota y le prometo que la próxima vez lo haré a última hora, aunque a mí, como a Bukowski, me gusta más hacerlo al amanacer ;)

Le acepto esa copa, querida: un irlandés comme il faut de Cutty Sark con mucha nata ¿Le gusta jugar con la nata?

Besos, Lady Alteza.

Princesa dijo...

Querido, a mí me gusta jugar a todo....y con todo.

Alicia dijo...

Como ya le han dicho antes, no nos puede dejar a medias. Contínue, Sr. Beau

Beau Brummel dijo...

Pues le advierto que tengo un yo ludópata que, poco a poco, se va adueñando de mi vida.

Juegos reales, una nueva fantasía, Lady Alteza…

Besos.

Beau Brummel dijo...

Continuaré, Lady Alicia. Y espero dejarla satisfecha cuando termine ;)

Gracias por dejar constancia de su visita. Sea ud bienvenida.

Besos.

XIII dijo...

Y yo me pregunto, ¿por qué esa animadversión con los "a medias"? Cuan excitantes pueden ser las interrupciones, las negaciones, los juegos que duran horas y horas o porque no, días, y por supuesto, los límites difusos entre realidad y fantasía.
Así que, alcemos una copa por esos "a medias" que prometen una deliciosa segunda parte.

Besos numéricos Milord.

Beau Brummel dijo...

Alcémosla: por la pausada inmediatez, por el no saber que vendrá y solo conocerlo a su llegada; por el ansia de la espera y el placer, inigualable, de vivir la respuesta de cada intriga.

Y por los duermevelas y ensoñaciones que nos hacen sentir que estamos… donde estamos.

Siéntase cardinalmente besada, Lady XIII.

Sherezade dijo...

Curiosa y divina coincidencia. Gran descubrimiento tras ella... Te añado a mi lista de blogs amigos

Bicos,

Magda

Beau Brummel dijo...

Es un honor sentirme divinamente coincidido con Ud. Lady Sherezade. Yo también seguiré soñando sus palabras.

Mil y un besos…

Nuda Veritas dijo...

Aunque le tapes la boca seguirá diciendo:
MIAU!

Un abrazo, Beau

Beau Brummel dijo...

Y aunque no lo dijera, no dejaría de escucharla en mis recuerdos. Hay maullidos femeninos que no se borran nunca de la pregnancia retiniana…

Hacía mucho tiempo que no la leía, Lady Nuda, pero me ha producido la misma ilusión que el primer día.

Veo su abrazo y lo subo con un beso.

Shang Yue dijo...

monsieur, no me deje aullar a la noche su salvaje delirio sobre mi cuerpo

si usted me destapa la boca, le juro que morderé mis jadeos libinidosos en mi propia carne

rendida y sucia también con vos!!

Rosaida dijo...

Conoce Ud. muy bien a las gatitas, Señor Brummel, porque es cierto que ronroneamos con los lametones largos y sugerentes, maullamos con los mordiscos intencionados y sucios, y arañamos cuando somos conquistadas por la retaguardia.

Considéreme una gatita muy perra, Lord Canalla.

Un beso desde mi Jardín ;)

Beau Brummel dijo...

Prometo amordazar sus jadeos con mi mano, Lady Shang, si a cambio ud me permite delinear, con la otra mano, los trazos de mi lascivia en la carne de su cuerpo destapado. Luego dejaré su boca libre para que pueda morderme como guste… hasta hacerme aullar a la noche que se acaba.

Besos.

Beau Brummel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beau Brummel dijo...

¿Considerarla? Mi querida Lady Rosaida, estoy seguro que es Ud. una gatita divina. ¿Quiere que le sea sincero? A partir de su confesión tendré tatuados en mi deseo sus maullidos. Me fascinarían, estoy seguro. Apuesto a que es Ud una gatita excitantemente divertida, deshinibida, tentadora, maestra…

No sabe lo que me gustaría dejarme en manos y entregarme a las propuestas de una gatita así, que ocupara todas mis fantasías. Una gatita que me produjera una efervescencia erótica incontenible, que impidiera saciarme nunca de ella. Una gatita que me hiciera desear ser un titán del sexo para darle un placer que nadie más pudiera. Una gatita que fuera fiebre en mi cuerpo, amante y dueña de mis sueños. Una gatita a la que anhelara tanto que escribiera pensando en ella porque no tuviera otro fin que excitarla con las locuras que invaden mi mente al imaginar el recuerdo de cuando me haga el amor como una dama exquisita, de cuando me folle como una perra y me lleve hasta la extenuación porque no desee más que se corra con mi boca, que grite enloquecida mientras la veo retorcerse de placer. Y que luego me mienta y me diga que soy único…y yo creerlo, ahíto de autoestima.

La consideraré, pués, aún más todavía.

Besos, muy verdes para que prendan en su Jardín ;)

Rosa de Terciopelo dijo...

...tentadora fantasía imaginarme entre sus manos...

Gracias por acercarme a tal relato...
besos

Beau Brummel dijo...

Excitante conocerlo, Lady Terciopelo… ;)

Besos y gracias por pasar y dejar sus palabras.

Rosa de Terciopelo dijo...

El placer ha sido mio..;)
Besos