Seguidores

viernes, 8 de junio de 2012

PARÉNTESIS



Ahora mismo estoy lejos de ti, nena. Un poco más lejos que de costumbre, pero ni el sol que me acaricia el rostro con sus rayos puede eclipsar el calor que me producen tus manos al recorrerme desnudo, resbalando ágiles sobre el sudor de mi epidermis.

Sí, nena, ahora estoy lejos, pero todavía puedo sentir el batir de tus caderas cuando preparan con mimo el cóctel de mi deseo: movido, no agitado. Que me de tiempo a degustar el roce de tus muslos, el cálido acoplar de tu sexo en mi verga henchida de mis ganas de ti. Sentiré la humedad de tu lengua cuando las olas me recojan en su seno y pensaré que son tus ojos las profundas aguas cristalinas que me vigilan anhelante, arrullándome con su sonido.

Voy a buscarte en cada beso de otros labios, nena, aún sabiendo que será baldía la tarea. Me conformaré con el regusto de tu recuerdo, implorando encontrarte alguna noche entre sábanas ajenas. Y mientras tanto recrearé esos momentos mágicos vividos  locamente al compás de tus caderas…


MUEVE TUS CADERAS, NENA…


…Y, POR FAVOR, NO PARES NUNCA.






(Espero estar pronto de vuelta)

6 comentarios:

Mónica dijo...

A veces se esta lejos, pero tan cerca...
Un beso

XIII dijo...

Milord, sus comentarios provocan cualquier cosa menos disgusto pero por alguna razón llegan a mi correo y no al blog. He leído los dos pero los dos han desaparecido de la entrada en que las escribió... No piense que causan desagrado, nada más lejos, se lo aseguro.
Reciba un cálido abrazo Brummell.

Beau Brummel dijo...

Cierto, Lady Mónica: hay veces que ninguna distancia física es suficiente para alejar a dos personas.

Besos para ud también.

Beau Brummel dijo...

Pues si es un problema de blogger me quita ud un peso de encima, Lady XIII. Espero que se solucione pronto y poder seguir comentando con normalidad en su interesante blog.

Besos, Lady numeral.

Shang Yue dijo...

el batir de unas caderas sobre otras
para resumir en un anclaje perfecto toda la maniobra de aproximación

monsieur, ciertamente me gustaría que me recordaran así, como usted lo hace con ella

María dijo...

Gracias, por devolverme la visita y dejar la huella de tus palabras, me ha encantado el regalo del vídeo con esa bella canción, muchas gracias, eres muy amable.

Y me detengo en esta entrada donde el paréntesis suele ser inevitable algunas veces en nuestras vidas, pero a pesar de todo, siempre se está cercano, aún en la distancia, de quién tanto se ama, desde los sueños acariciando su piel, o besando el calor de su mirada.

Me encanta como escribes, gracias por permitirme detenerme un ratito en tu bello blog.

He disfrutado leyéndote.

Un beso.