Seguidores

jueves, 11 de julio de 2013

TAL VEZ UN POST PRECIPITADO






[Este era el post que estaba elaborando para despedirme antes de las vacaciones y este es el post que voy a publicar pese a que desde ayer haya de preocuparme y ocuparme más de mí. Que se diviertan. Es mi deseo]


Y de nuevo me encuentro en el umbral de mi tiempo de descanso. Y otra vez están aquí mis tan ansiadas vacaciones. Cada vez las necesito más, sabedor de que tal vez sean las últimas así entendidas, como siempre las disfruté. Cada vez son más importantes, en tanto en cuanto se han convertido en la única bocanada de aire fresco en esta jodida trayectoria vital en que ha derivado mi rutina.

Ha sido un año especialmente duro: he tenido que vivirlo todo entero, sin una sola escapada, comprobando que mis sueños pueden convertirse en mis enemigos más depredadores. Encajar golpes, traiciones y decepciones no es facil. A estas alturas debería saber sortear algunas situaciones que me conozco desde siempre, pero tal parece que con el tiempo me he hecho más vehemente, menos tolerante y más patoso cuando me implico en aventuras que me seducen.

No soy más que uno más de mis personajes, con sus luces y sus sombras. Una faceta más de un tipo soñador y bohemio, domesticado a base de los zarpazos cotidianos. Me gusta escribir, sí, pero sufro haciéndolo porque mi prosa es fruto de los procesos tormentosos que habitan en las zonas abisales de mi alma. Me duelo cuando sangran las palabras de mis manos y lloro mis relatos. Grito cada párrafo pidiendo, clamando lo que no es posible. Orate inconformista, estúpido onanista de conceptos eyaculados en defensa propia, para sobrevivirme en cada crisis. Tal vez un monstruo sediento de afecto…

Es tiempo de parar, de reflexionar, de engañarme otro poquito, tiempo de horas detenidas en el sílice playero bajo el sol que tanto amo. Tiempo de sexo ansioso, de ternuras olvidadas en el velo translúcido de otras estaciones. Es tiempo de mi tiempo, pausa y expectativa del futuro que me acecha inclemente, como siempre.

Todo pasa y todo llega. Y lo nuestro siempre es llegar por esos caminos, los caminos que van…


…al mar. Allá iré, pués, cumpliendo la parte del ciclo de mi sino que ahora toca.


10 comentarios:

belkis dijo...

Deben ser unas vacaciones merecidas, seguro. Y ojalá te aporten todo aquello que esperas, ojalá sea una desconexión real, total.
Disfruta mucho y no olvides que algunos nos quedamos aquí (sin vacaciones) y esperando tu vuelta.
Junto al mar....¿no será por casualidad cerca de mi orilla?

Beau Brummel dijo...

Esta vez no importa si son o no merecidas. Son un plazo necesario para tratar de asimilar lo que tendré que encarar a mi vuelta, la distancia que hay entre el miedo y lo inevitable, la medicina y el error…

Besos, Lady Belkis.

Uol Free dijo...

Disfruta, pues, cada día como si fuese el último de tu antigua vida. Y saboreándolos como si fuese el mejor de la venidera.
Flota sobre el mar y deja que se lleve lo malo.
Un beso y mucha suerte!

Beau Brummel dijo...

Nuestros ancestros llegaron a creer que sumergirse en el agua era sinónimo de purificación, que el líquido elemento era capaz de resetear nuestro disco duro orgánico y limpiarlo de toda impureza. Quien sabe si estaban en lo cierto…

Así lo haré. La verdad es que sentirme ingrávido flotando al albur de los movimientos marinos ha sido siempre uno de mis pasatiempos playeros favoritos. Es una sensación realmente agradable. Transmite paz y sosiego. Es como si la materia te abandonara, que todo el peso de tu cuerpo desapareciera, que tan solo el contenido de tus pensamientos fueran la única forma matérica que modelara tu ser. Sol, mar, arena… placer, cariño. ¿Se necesita algo más como ser humano?

Y lo que haya de venir, llegará, sea o no de gusto. Nadie sabe si nos pillará aquí, esperándolo…

Besos y mis mejores deseos para ud, Lady Uol.

Laura Noestá dijo...

Yo siempre llego tarde, es mi sino...

Pues nada, que disfrutes mucho tus vacaciones y espero poder leerte a tu regreso, me hago seguidora tuya para no perderte de vista, pero la verdad, lo hice porque me pudo más el hecho de que sería la número 69 jajajajaja

Besos

Rosa de Terciopelo dijo...


Que disfrite de sus vacaciones, usted que las tiene, es mejor no pensar en lo que toca a la vuelta, ya sabe:
"Vive como si fueras a morir mañana y sueña como si fueras a vivir para siempre"

Besos

Beau Brummel dijo...

Lady Laurausente, que sea ud mi seguidora número 69 es un placer compartido… y… mmmmm… simultáneo… ;)

Besos.

Beau Brummel dijo...

Lady Velvet: espero no morir mañana y tener tiempo así para que puedan cumplirse mis sueños.

Besos ;)

Rosaida dijo...

Allá donde vayamos a todos nos acompañan nuestras luces y sombras. Somos como la tierra misma, con sus días y noches.

Pero ahora, Señor Brummel, que el verano nos "des-arropa" con sus largos días, empápese de su luz reviviendo sus mejores momentos.

Disfrute con ganas y deseo... un beso desde mi Jardín veraniego.

Anónimo dijo...

¿Qué te ocurre a la vuelta? ¿Ha habido algún diagnóstico de enfermedad?