Seguidores

viernes, 6 de junio de 2014

BEAUELVE… ;)




Hacía tiempo que estaba sentado frente a la pantalla. Quería escribir algo, pero no sabía exactamente qué. No era la primera vez que le ocurría, que tenía ese impulso irrefrenable de decir, de gritar en tipográficos latidos las pulsiones que vivían en su interior. A menudo se preguntaba si habría alguien, más allá de los píxeles binarios, interesado en leer sus neuras, pero siempre acababa convencido de que nadie perdería el tiempo con una sola de sus historias. Por eso había decidido esconderse tras un disfraz de calculada intelectualidad. Y aunque el hábito no hace al monje, clérigo acabas siendo si así la gente te percibe. Por eso estaba obligado a elaborar profundos pensamientos y a comportarse eludiendo todo lo mundano y ordinario. Era un esteta de la palabra, y la primera de sus piruetas verbales quedó inmortalizada en el blanco luminoso sobre el que pestañeaba el cursor: La escribió:

"La vida es una serie secuenciada de hechos tangenciales, que a veces nos tocan a rebato y otras chocan, colisionan y nos hieren".

Y le pareció verosímil como premisa mayor a la que acogerse para explicar muchas de sus propias experiencias. Satisfecho, se fue a la cocina a prepararse la cena. Cuando estaba aderezando la ensalada con hojas de rúcula se le vino otra sentencia lapidaria. Fue corriendo a su mesa de trabajo, accionó de nuevo su viejo portátil y escribió otra vez:

"La vida es un bucle de casos concéntricos que rodea nuestros días, circulando, perífrásticos, en prolapso hacia la muerte".

Eso estaba mejor. Era más ampuloso y también sonaba más rimbombante. Un pensamiento amparado en lo cíclico. Lo leyó en la pantalla y quedaba realmente bien. Lo daba como bueno y definitivo. Le entraron ganas de compartirlo, pero no se le ocurría un contexto en el que desarrollar el potencial del aforismo. Tras un buen rato perdido en sus elucubraciones, se sacudió su ensimismamiento y volvió a la realidad. Aderezó la ensalada con más rúcula y canónigos, con queso fresco y tomate y un poco de fibra crujiente y la aliñó a su gusto: aceite de oliva virgen, un golpe de sal gruesa marina y un chorrito de módena. Escuchaba la radio, pero en realidad estaba perdido en otras cosas. Recordó que esa noche ponían, en la 2, una peli de Mike Leigh: "Another year". La vería. El cine de Leigh le gustaba. Era aparentemente simple, pero infinito en matices no verbales. Era un cine de miradas y discursos elípticos. Ver sus films era un trabajo de reconocerse, de reconocer los sentimientos para poder descodificar los mensajes crípticos que encerraba cada fotograma. Le gustaban sus propuestas y "Another year" no le defraudaría. Pero antes, su enloquecido maximario pergeñó otra de sus retóricas paremias. La retuvo el tiempo suficiente para no olvidarla entre las cucharadas que estaban dando fin a su yogur griego. Minutos después, tecleaba:  

"La vida es un paso de presentes compasados que divergen hacia futuros metafísicos, transitados en pos de un horizonte letalmente necesario".

¡Redondo! Lo suficientemente alambicado como para que nadie pudiera rebatirlo con facilidad. Y esa musicalidad intrínseca al pronunciar cada una de sus sílabas… Ya estaba. Cerraría su mente, al respecto, desde ese momento y dedicaría toda su atención a desentrañar las verdades de esa vida ficticia que Leigh iba a proponerle en su película.

Y así pasó la siguiente hora y pico, pero la sinceridad honesta de los personajes de aquella ficción hicieron que reflexionase sobre lo ficticio del suyo propio. Bueno, quizás los dos pares de gin-tonics bien cargados también hicieron su trabajo, pero el caso es que su yo interno, el que no dejaba salir desde hace tiempo, se estaba haciendo demasiado presente y eso no solía gustarle mucho. Pero en aquel momento decidió soltar dentro de si al hombre que sentía, y él le llevó a empujones hasta la ventana virtual para verter allí todo su deseo contenido y expresarse en el terreno en que mejor se desenvolvía su literatura:

"Vida es oírme citado por tu boca, palpado por la piel que envuelve el tacto de tus manos, humedecido por el beso de tus labios, mirado por los ojos que te adornan y que ven cómo me ahogo cuando el destino me esconde tu presencia. Vida es vestir de perlas seminales tu cuerpo desnudo y escuchar pedirme más…


L.A. CANCIÓN ;)

10 comentarios:

Uol Free dijo...

¡Mucho mejor soltar al hombre que llevas dentro! ¡Dónde va a parar! Sin comparación. Los alambiques son en mi tierra para destilar aguardiente, no sirven para otra cosa. Y el aguardiente es lo que llevas dentro.

¡Un gusto verte de vuelta!

Ginebra Peñalver dijo...

Uno de los mayores placeres de esta vida, es darle luz a través de las letras, a ese cúmulo de emociones que palpitan en tu interior…dejarlos gritar, sentir, siendo y sintiendo desde dentro ;-)

Un placer leerte…

Bsos y feliz sábado!

Marrubi dijo...

Me alegro que saliera el hombre, con un lenguaje sincero, agradable, amoroso y bellamente poético.

Afortunadamente para las personas nada rimbombantes como yo, fácil de entender y de sentir.
Gracias porque así podré volar más a gusto.

Un beso.

Beau Brummel dijo...

Bueno, es que si no le suelto me devora, jajajá

Los alambiques sirven para destilar y la destilación sirve para separar y dejar la esencia de las cosas. Cuando hay un totum revolutum todo está mezclado y es un auténtico caos. Solo se necesitan unas buenas manos de alquimista para separar y ver bien la calidad de cada fluido.

Encantado de tenerla aquí de nuevo, Lady Lou. Yo pensaba que en esta nueva etapa iba a estar casi solo…

Beau Brummel dijo...

Ud sí que sabe, mi artúrica Lady. Pero para eso hay que saber por qué gritar y el sentido del sentimiento que genera ese grito. A veces te pierdes y es necesario encontrar a quien te tome de la mano para gritar a favor y nunca a la contra.

El placer es mío por contar con su presencia una vez más.

A sus pies, Lady Ginebra.

Beau Brummel dijo...

Y yo me alegro de que ud pudiera asistir a esa transformación y compartir su proceso conmigo ;)

No hay nada como la sencillez, pero es una virtud que muy pocas personas poseen de por sí. En mi caso he necesitado de unos toquecitos de varita mágica de hada de arcoiris y de algún conjuro blanco de una brujilla buena amiga. Bueno, tampoco he quedado muy sencillo, pero tampoco estoy "muerto" como un zombi del ciberespacio XD

Besos con "B" doble, Lady Fresa ;)

Shang Yue dijo...

no sé qué decirle, monsieur
me gusta el hombre, bien sûr
pero el reto de quedarme a solas con “el clérigo”, para pulir mutuamente teorías verbales y secuenciales, me atrae
como usted mismo
ya lo sabe

Beau Brummel dijo...

Pulir, bailando, teorías con una bella ginoide mientras siento el tacto del qpao ceñido a su cuerpo es muy tentador, Lady Shine…

Mis besos de diamante ;)

Beau Brummel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RECOMENZAR dijo...

vida es lo que creo a diario
la naturaleza
el amor
que tuve
que tengo
mi familia
lo que me gusta
me da balance
la pasión de un dia
las caricias sin noches
un placer conocerte